Ejercicios que mantienen la vitalidad y el corazón sano.

Para equilibrar la nutrición y garantizar una buena salud, el Ayurveda recomienda una actividad física frecuente de acuerdo al biotipo y sesiones de masaje periódicas. Estas prácticas, junto con la meditación, han demostrado a través del tiempo que las personas mayores pueden retroceder el reloj de la vida, al menos 25 años.

Asimismo, diferentes estudios en Estados Unidos y Europa indican que la participación de personas mayores y de mediana edad en diferentes programas de ejercicios físicos y de yoga, mejora el estado del corazón, la función respiratoria, reduce la tendencia de coágulos de la sangre, la bajada de presión en la sangre e incrementa la proporción de buen HDL-colesterol en la sangre. Asimismo, mejora los procesos mentales y el razonamiento lógico en las personas sedentarias. Estos ejercicios también son muy positivos para la piel puesto que favorecen el intercambio celular, oxigenándolo.

Observemos los siguientes consejos de Deepak Chopra para revertir el envejecimiento:

  • Rompe con los patrones habituales.
  • Modifica tu dieta.
  • Cambia tu programa de ejercicio.
  • Recibe masaje frecuente.
  • Medita durante más tiempo.
  • Compra ropa diferente..
  • Utiliza colores diferentes.
  • Escucha otros tipos de música.

Yoga para despertar la vitalidad intrínseca

SALUDO AL SOL

Este ejercicio, que consiste en 12 posturas sirve para estirar todas las partes del cuerpo y avivar su integración con la mente. Ayuda a concentrarse y relajarse, aumenta la sensación física de bienestar. Recomendamos realizar esta práctica con un Instructor calificado en Yoga y Ayurveda.

Descripción de la Práctica

Las doce posiciones del Saludo al SolSurya Namaskar - pueden realizarse lenta o dinámicamente. Las tipologías Vata deben  realizarlo de manera lenta, Pitta a un ritmo medio y Kapha más rápidamente. El Saludo al Sol es un entrenamiento integral, elonga y tonifica todas las partes del cuerpo durante el ejercicio.

1. Postura de Saludo: Comienza colocando las palmas de tus manos juntas en el centro de tu pecho. Respira suavemente.

2. Elevación de brazos: Estírate hacia arriba y extiéndete hacia el cielo, con tu cabeza entre tus brazos. Inspira.

3. Postura de manos a pies: Suavemente inclínate hacia abajo desde tu cadera, lleva tus manos hacia tus pies. Espira, deja caer tu cabeza mediante un estiramiento agradable en tu espalda y parte posterior de tus piernas.

4. Postura ecuestre: Lleva tu pierna izquierda hacia atrás, llevando tus manos a tierra. Siente lentamente como se estira tu espalda. Mira hacia adelante e inspira.

5. Postura de montaña: Lleva tu pierna derecha hacia atrás junto con la izquierda. Ahora levanta tu cadera y nalgas, y mirando hacia tus pies, lleva tus talones a tierra. Espira.

6. Postura de las ocho partes: Lleva rodillas hacia abajo, pecho y pera hacia tierra, manteniendo tus caderas levemente levantadas. Las ocho partes del cuerpo en esta postura son la frente o cara, las dos manos, el pecho, las dos rodillas y los dos pies.

7. Postura de la cobra: Lleva tu pelvis hacia abajo. Comienza levantando tu frente, pera y pecho. Mira hacia arriba y permite que a través de tu respiración el aire llegue a tu abdomen. No empujes con tus brazos ya que esto puede causar dolor en la parte inferior de tu espalda.

8. Ahora, repite todas las posturas revirtiendo el orden, hasta levantarte y alcanzar la postura de montaña. Mira hacia tus pies y lentamente baja tus talones a tierra. Mira hacia arriba e inspira, luego espira lentamente.

9. Ahora, vuelve a la postura ecuestre y lleva hacia atrás la misma pierna que llevaste anteriormente (izquierda), llevando tu rodilla hacia tierra. Mira hacia adelante e inspira.

10. Ahora, trayendo la pierna hacia adelante junto con la otra, dirígete a la postura manos a pies. Doblando tu cintura, desciende tus manos y cabeza, permitiendo que esta última se relaje. Espira.

11. Realiza la postura de alcanzar el cielo, estirando los brazos hacia arriba. Inspira.

12. Completa la serie regresando a la primera postura, la de saludo, con las palmas de las manos juntas en el centro del pecho. Espira, luego respira normalmente.

En cada posición debes tener conciencia absoluta de tu cuerpo y tu respiración debe ser muy lenta. En general, se recomienda inspirar cada vez que extiendas tu cuerpo y espirar cada vez que lo flexiones. Se recomienda realizar de 2 a 10 ciclos de saludo por sesión.

Namasté.

Acerca de Graciela Schnöller

Graciela Schnöller se inició en la antigua tradición ayurvédica de la mano de Deepak Chopra en 1997. Completó sus estudios de Ayurvedic Lifestyle Counselor en el American Institute of Vedic Studies, dirigido por David Frawley, en New Mexico, EUA. Es egresada de la Tecnicatura Superior en Técnicas de Dinámica Mental, con especialización en Psicología Transpersonal. Obtuvo la certificación de Kriyaban member en el Centro Yogananda de Yoga Vedanta. Es autora del libro “Vivir es ser Feliz, Pilares Ayurvédicos para el Bienestar". Atiende en forma privada consultas y tratamientos. Coordina los cursos y talleres del método RAW.
Esta entrada fué publicada en la categoría Ayurveda. Añade a tus favoritos este permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>