Shantala: El Arte de Nutrir y dar Amor con tus Manos

Shantala, es una técnica de masajes para bebés de origen hindú. Esta costumbre de masajear a los bebés, que en la India es transmitida naturalmente de madres a hijas, ha llegado a Occidente hace ya varios años y hoy son muchos los padres que desean tener un acercamiento a esta experiencia.
Pero en realidad, Shantala es mucho más que una técnica milenaria. Se trata de un profundo contacto amoroso entre la mamá y el bebé, un diálogo interno shantalaen el que las palabras no son necesarias, sólo los ojos sosteniendo la tierna mirada del niño y las manos llenas de amor recorriendo su delicada piel.
Shantala ayuda a suavizar la transición de la vida intrauterina a la vida fuera del seno materno.
Es sabido que todos tenemos la necesidad de ser tocados, acariciados y sentirnos queridos, como así también tenemos la urgencia por acariciar, tocar y disfrutar del contacto con la piel de otros. Así de primaria es la necesidad que tenemos y nuestros bebés también la sienten. El contacto con ellos les transmite seguridad y tranquilidad. Si bien los cuidados intuitivos de una madre son excelentes para su bebé, aprender los masajes de Shantala les permitirá a ambos disfrutarlo en otro nivel.

El aprendizaje de una técnica por parte de los padres les permitirá automatizar una serie de movimientos de manera tal que, cuando vuelquen sus manos sobre la piel del bebé, pueda quedar de lado la “técnica”, produciéndose el arte de dar amor, a través del contacto amoroso entre ambos.
Los masajes de Shantala  permiten un contacto íntimo entre padres y bebés. Se trata de acariciar su piel con ternura y masajear su cuerpo, transmitiendo energías positivas y armoniosas, creando un momento mágico y reforzando un vínculo único.

Por medio de estos masajes es posible estimular los sentidos del bebé, como así también su sistema respiratorio, digestivo, nervioso, endocrino y circulatorio.
Es importante destacar que el tacto es un estímulo clave para el sistema nervioso central: caricias y abrazos de madres y padres activan el aparato digestivo, liberando hormonas y permitiendo que el bebé crezca fuerte y sano.

Beneficios:

• Satisface la necesidad de los recién nacidos de sentirse seguros.
• Permite a los padres establecer una comunicación no verbal con su hijo y contribuye a la autoestima y sociabilidad del niño.
• Al calmar la tensión muscular, sirve de válvula de escape a las emociones y disipa la ansiedad asociada con el parto.
• Reduce el nivel de cortisol (hormona del stress) y transmite una sensación general de bienestar para todo el cuerpo del niño.
• Los recién nacidos tocados con amor se enferman menos y lloran con menos frecuencia, se sienten amados y valorados.
• Para el sistema nervioso, la piel es una fuente de información sobre el ambiente más inmediato al cuerpo. Cuando se toca la piel, las sensaciones viajan hasta el sistema nervioso central y general respuestas fisiológicas y emocionales.
•La sensación táctil proporcionada por el masaje es beneficiosa para un crecimiento y desarrollo saludable.
• Favorece la circulación en las manos y pies del recién nacido, generando calor.
• Favorece la relajación muscular y la flexibilidad de las articulaciones.
• Regula y limpia la piel porque contribuye a eliminar células muertas; abre los poros y potencia la eliminación de toxinas y la secreción de grasa. El aceite natural da elasticidad a la piel y refuerza la resistencia contra las infecciones.
• Potencia el flujo del líquido linfático que elimina los productos de desecho, a la vez, mejora la resistencia corporal a las infecciones.
• Promueve la conciencia del propio cuerpo y tonifica los músculos.

Autora: Gabriela Sansone.

Esta entrada fué publicada en la categoría Ayurveda. Añade a tus favoritos este permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>